EL GATO CON SUERTE
El pobre gato no tenía dueño y tenía que buscar en los basureros algo para comer.

Un día un señor se le acercó al gato y éste estaba asustado.

El señor le dijo no tengas miedo. Se lo llevó a su casa y señor le dio de comer.

Unos meses después, el gato conoció a

una linda gata que llevó también a la casa

y el señor se la recibió.

El gato y la gata tuvieron muchos hijos y

vivieron felices para siempre

FIN

atrás

siguiente