Un conejito perdido

Había una vez un conejito solitario que no tenía amistades y una noche empezó a llover muy fuerte y el conejito se escondió en un hueco de un árbol hasta que paró de llover y apareció un lindo arco iris de muchos colores, muy lindos y el final del arco iris había un gran tesoro escondido.

Cuando abrió el cajón del tesoro encontró muchas joyas.

Luego se encontró con un niño que se lo llevó para su casa y le dio de comer le dio zanahorias y hojas de lechuga vieja.

Cuando fue a buscar el tesoro donde lo habíadejado no lo encontró y se asustó mucho, pero el niño lo había guardado para que nadie se lo robara.

Con eso pudieron vivir felices.

atrás  

siguiente