CAUSAS Y CONSECUENCIAS

En 1970, en el marco de una crisis económica subió al poder una coalición de izquierdas (Unidad Popular, Allende); las amplísimas reformas estructurales produjeron una momentánea mejora en las condiciones de vida populares; sin embargo el sistemático boicot de la oligarquía y los EUA (a través de la CIA), cuyo reflejo político fue la metódica y destructiva oposición parlamentaria, ocasionaron el caos económico. Todos los sectores de dcha., incluida la Democracia Cristiana, se unieron contra la Unidad Popular; en 1973, un golpe de estado, alentado por la CIA, derribó al gobierno y estableció una dictadura militar con Augusto Pinochet al frente. La brutal represión y las medidas económicas, tendentes a beneficiar a la oligarquía tradicional y los intereses multinacionales, precipitaron la búsqueda de soluciones civiles, apoyadas por un amplio movimiento de huelgas y manifestaciones, con apoyo incluido de sectores de la derecha. Pinochet, sin embargo, logró conservar el poder hasta 1989. Las elecciones de dicho año permitieron el triunfo del demócrata-cristiano Patricio Aylwin, aunque la presencia (impuesta) de Pinochet al frente de las Fuerzas Armadas mantiene vivas las secuelas de la dictadura. En 1991 fue promulgada una amnistía que afectaba a todos los presos políticos. La victoria de Eduardo Freí (12-1993) en las elecciones supone una apuesta por la estabilidad que, a pesar de la presión militar ha supuesto el gobierno de Alywin